Catálogo "Ahuacatlmolli/Guacamole"

miércoles, septiembre 19, 2018

Estirando el tiempo desde Querétaro

Elizabeth Ross inaugura este viernes "Estirando el tiempo" en el Museo de la Ciudad en el Centro Histórico de Querétaro (México), y una parte de mí la acompañará desde Arousa. 

A comienzos de año colaboré con "Arrugas en el corazón", una publicación en un apartado que ella dirigió para la Revista Hysteria! inspirada en mis cuadros Abuela y Abuelo. La expo trata sobre el paso del tiempo y la llegada-presencia de la vejez. Me hace mucha ilusión estar junto a tantas artistas de lugares tan diferentes y, una vez más, ser la única desde España.


Son los retratos de mis abuelos maternos que pinté en el último curso de Bellas Artes. Me encantará ver la reproducción de estos cuadros tan personales, queridos, llenos de arrugas y aprendizaje, a tantos kilómetros de distancia y sobre todo, dándole un lugar tan digno. Cosas del mágico destino para compensar, 14 años después, el casi desprecio de compañerxs y profesorxs hacia las que "decían sabíamos pintar" pero no éramos evaluadas con el mismo criterio. 

Gracias por tanto E. Sigamos compartiéndonos everywhere.



miércoles, agosto 08, 2018

Sinfonía de azules frutales

Pinté Sinfonía de azules frutales sabiendo que sería un cuadro tan azul como musical. Le dediqué todo un mes, hace ya tres agostos, para sumergirme en ritmos azules y frescos siempre necesarios.


Unas algas bailan en el mar y se convierten en una clave de sol que marca el ritmo del cuadro. Un mar inspirado en mares galegos y mares mexicanos de diferentes océanos.


La clave de sol y la mariposa monarca son elementos protagonistas de dos cuadros que pinté hace tiempo: Mi mejor canción y Lluvia al corazón, con diferentes destinatarias pero muy musicales, y que siempre recordé que le habían gustado a quién iba a recibir esta nueva obra. El toque frutal fue por puro gusto personalizado del nuevo destinatario (profesional de la industria de la música), con la gracia de los aparentes azules sinfónicos.


Pero además fue un trueque artístico que siempre agradeceré haber podido llevarlo a cabo, y que marcó un antes y un después en mi carrera profesional, porque tan importante es ofrecer un intercambio como que lo acepten.

Marthazul, verano 2015
Óleo sobre lienzo; 22 x 35 cm.
Destino: Madrid


Ahora, tres veranos después, elegí esta pintura como imagen para las postales que regalaré a futuros clientes, junto a las renovadas tarjetas de presentación (ambas diseñadas por A.Metztli) que también tienen mucho sabor a mares cambiantes y a frutas de otros oceános.



Fotos: Marthazul