Catálogo "Ahuacatlmolli/Guacamole"

domingo, marzo 30, 2008

En Arousa recordando Tepic

Marta Rial impartió en México un taller de pintura para niños enfermos de cáncer.

La vilagarciana viajó a Tepic para estar 3 semanas en una residencia de artistas y se quedó 3 meses.
M.F. / VILAGARCÍA

Dice que estaba predestinada a amar México, que siempre quiso llevar a cabo allí uno de sus proyectos artísticos. Pudo conocer el país gracias al viaje que artistas arousanos realizaron a través del proyecto de intercambio "Identidades" y poco después .........

Para leer más búsquenme por aquí:




* Despedida en la central de buses de Tepic-Nayarit
(de vuelta a casa: destino Guadalajara-Jalisco)

Fue extraño y siempre emocionante recordar (3 meses después de mi regreso) toda mi patadeperro mexicana, y ver las caras de interés y sorpresa de la gente cuando les cuento todo lo que pude hacer. Hoy (domingo 30 de marzo... que más o menos hace un año que se habían ido mis compas de identidades. 03) han publicado en el Faro de Vigo un reportaje sobre mi vida artística en tierras huicholas. Quiero agradecer en especial a Montse Fajardo y a J.L. Oubiña, por interesarse en mis proyectos y querer compartirlos con los demás arousanos.

Ha sido una experiencia extraordinaria... Es casi mágico: más de 10 años soñando con México y en unos meses he podido volar 2 veces... Sentir todos esos sueños en primera persona... Ver y oler, saborear y sorprenderme, soñar despierta y no dejar de soñar... Un año preparando Identidades con E, recibirlos, vivirlos aquí, y emprender la cuenta atrás para devolverles la visita más soñada de mi vida... Con la sorpresa de que en los últimos 3 días todo cambia definitivamente para regresar de nuevo por amor al arte...

3 días... 3 semanas... 3 meses...

Centro Estatal de Cancerología (Tepic-Nayarit)


Aquí dejo una foto de la fachada del hospital donde cada lunes sentía alguna novedad. Gracias a Caty (y a la fundación "Alas y Raíces") por darme esta oportunidad, y por conocer a gente como Lupita o Raquel. Y gracias especiales a A. Metztli por la confianza y los sueños compartidos. Fui la maestra española de unos niños con futuro muy incierto, con los rostros desencajados de sus padres, pero siempre esperanzados. Les enseñé que se puede volar con colores en cientos de papeles. Compartimos sillas chiquitas y materiales artísticos entre pique y pique, y también desayunos variados... Me quedo con sus sonrisas inolvidables, y un brillo muy especial en sus miradas a veces tan apagadas... Gracias por todo vuestro cariño y por enseñarme tanto: gracias al zzoool de Fátima, a las flores de Cielo, al paracaidista de Enrique, a la delicadeza de Arlett, y a la víborita de Manuel con su emocionado y último saludo por las calles de Tepic de la mano de su mamá... Ojalá cuando vuelva por ahí (no sé cuando pero volveré) vea que todo se ha podido mejorar...

1 comentario:

Anónimo dijo...

pues si, el calor, lo verde. La calle Durango, caminar por aquí y por allá. Todo se extraña. Pero siempre se puede volver.

AM