Catálogo "Ahuacatlmolli/Guacamole"

viernes, diciembre 30, 2016

Mi mural muerto y mi logo vivo

El mes pasado redactaba una entrada en mi eco-blog mezclando Besos de Árbol con diabetes y Proyecto Palmera. Y ahora que escribo mi última entrada del 2016 en este blog, me doy cuenta de que haré una ensalada similar con muchas sugerencias y señales. ¿Cómo aderezar la destrucción de un mural con la creación de un logotipo y una frase de Fher Olvera sobre Ayotzinapa? Pues aquí y ahora, como el mejor punto y final a este intenso año. 

El Muro de Luz y Agua lo pinté a finales del decisivo verano de 2007. Gracias a él volé a México para vivir un tiempito allá (asunto que en su momento causó diversas curiosidades entre "colegas" de muros). Justo este verano, mientras pedaléabamos por el paseo de los murales, vimos cómo el vecino de mi muro había comenzado a destruirlo con sus propias manos. Un trabajo que una empresa concedió a un supuesto artista local que aceptó destruir el trabajo de la pintora de al lado. 

Cabe destacar que además de la tremenda patada artística, está la gran mentira por parte de la ¿autoridad portuaria? diciendo que mi mural no sería el único, si no que destrozarían todos los de ese paseo y los de otras zonas de las que se creen amos y señores. Hasta ahora, 5 meses después, sigue siendo el único destruido. Es decir, además de mal hechos, mentirosos. Saber que tu trabajo lo rompe alguien que se dedica a la misma profesión, que es vecino, y que hizo los anteriores murales gracias a eventos que yo organicé... es más que miserable. 




El poderoso Rockefeller ordenó destruir unos murales que Diego Rivera le estaba pintando (las imágenes anteriores son fotogramas de la película Fridaque Augusto pudo rescatar). Pero al menos quienes los destruyeron fueron unos obreros, para que luego un vendido pintor lo continuase. Sentir que destrozan una obra tuya, ya sea con martillo o con maltrato en mudanzas, duele como si maltrataran a un familiar, amigx o mascota. Pero ni modo, la lucha la hicimos dentro de nuestras ocurrencias artísticas, y dejamos bien pintada nuestra raya. Y como me dijo en su momento un gran artista: "Marta, no te preocupes, ya pintarás otros murales. Te destruyeron uno pero no te destruyeron a tí. Así que seguirás pintando murales o lo que quieras, si desaparece uno pintas otro y ya está." Gracias Roldánpor este y otros consejos.

Si alguien está leyendo hasta aquí, se preguntará a qué me refería con las primeras líneas de esta entrada. Fue a comienzos del 2016 cuando me encargaron personalmente que le pusiera corazón artístico a la Praza da Verdura. Después de muchas vueltas e indecisiones (pues no soy diseñadora) acepté la propuesta con la ayuda de Augusto, en este caso: yo con pincel y el con teclado. Pintar "al revés" de lo habitual fue un tanto raro, pero lo conseguí. Soy pintora de lienzo o de muro, no soy pintora de "haz algo que luego se pueda transformar con programas informáticos". Dejamos el logo listo antes de volar a México esta primavera, y la praceira que nos lo encargó dijo que era lo que se imaginaba antes de verlo. Volamos satisfechos sabiendo que "mi corazón hortícola" estaría próximamente impreso en las bolsas de la Praza da Verdura.


No fue así exactamente por un error de archivos entre terceros, pero aunque nuestro logotipo aún no se pasea en las bolsas, sí está desde hace meses en la web y redes sociales de Praza da Verdura. Por eso que este logo siempre estará vivo, nadie podrá destruirlo con ninguna herramienta de albañil ni con ninguna firma o contrato. Se queda como una semilla en la tierra, que por naturaleza se transforma dando más frutos.

Aquí es donde cruzo el oceáno y me remito a una frase poderosísima, que escuchamos con una noticia tremendamente triste y macabra, pero que hace que nos mantengamos firmes y vivos. Diminutos como semillas, pero poderosos como todo lo que podemos crear aquí o allá.

“Quisieron enterrarnos, pero nunca supieron que éramos semilla” (Frase vista, en las marchas de apoyo a los normalistas y a sus familias, citada por Fher de Maná).

Fotos: MAyAM


No hay comentarios: