Catálogo "Ahuacatlmolli/Guacamole"

domingo, enero 16, 2011

El domingo de Al


A mediados de diciembre llegó esta esperadísima caja llena de agendas Rendija 2011. Fue una odisea tenerlas para regalo de reyes... pero mano a mano lo conseguimos. La mayoría ya está en manos de sus destinatarios, otras en camino, y otras esperando ser recogidas aquí mismo. Otras ya muy escritas... llenas de pendientes, citas, planes... y algún sueño.
El equipo de Rendija Taller Visual nos envió también unas tarjetas- nvitación para la expo que se inauguró en noviembre en el ex Convento del Carmen, de Guadalajara-Jalisco, y que todavía estará abierta al público hasta el 24 de e
nero (av. Juárez, 638 - zona Centro) donde se pueden ver 400 imágenes de fotógrafos de todo el mundo.
Por ahí estamos todos... Entre ellos Alba, Alberto, Gabriel y yo.
Este fin de semana es el turno de la foto de mi amiga Al. De su bien conocida serie de "Muros" le eligieron la foto de su viaje a Berlín. No era su favorita, pero como ya le dije, casi siempre es una sorpresa la foto seleccionada.

Así pude ver su página 21 cuando abrí la 1ª agenda de la caja. Hoy es domingo 16 de enero de 2011. Hoy quiero pensar en los buenos deseos que me escribiste en esta hoja (y que entendí perfectamente). Por todo eso que empieza con el año recién nacido, y por todolodemás que podamos soñar y compartir aunque sea en la distancia (porque gente como tú me hace ver que las distancias de cientos o de miles de km son puramente mentales). Graciñas!!

martes, enero 04, 2011

Hasta siempre Pedrito

Viendo estas 2 fotos es fácil imaginar que es el comienzo y el final de un cuadro. Pero es uno de esos cuadros que se recuerdan. Fue el 1º cuadro que pintó Pedro (antes del verano del 2006): un río con flores, con el que aprendimos mucho los dos. Él fue el mayor de mis alumnos durante un par de años.
Esta es una selección de algunos de sus cuadros, que pintaba con humildad pero con muchas ganas; los de abajo son los últimos que pintó en mis clases (2008). Descubrí-mos que nunca es tarde para aprender, y que a pesar de la debilidad de los años se podía pintar mientras la inspiración y las ganas de aprender existan. También descubrimos que el mundo es un pañuelo, pues resultó ser vecino de mi padre.

Pedro nos dejó hace unos días porque su debilitado corazón no pudo resistir otro achaque. Dejó a su amor, de esos que escasean en estos tiempos, pues más de 50 años juntos no los cumple cualquiera, y dejó una amplia familia. Pedro fue sastre aquí, y emigrante; regresó y triunfó ganándose el paladar de muchos con la recordada Hamburguesería Ceibe de Vilagarcía. Pedro me contaba que desde pequeño le gustaba dibujar, pero en sus tiempos eso le fue imposible. No pudo conservar algunos de sus dibujos; y le parecía increíble que en sus años de jubilado pudiese cumplir uno de sus sueños : pintar cuadros y estrenar el maletín de óleos que le habían regalado sus hijas. El domingo nos contaba mi padre que Pedrito (como le conocían algunos) también sabía tocar la guitarra y la harmónica. Me quedo con su seria discreción y su sonrisa al saludarme, con resultados glucémicos , algún mareo y una enorme cicatriz que me dejó impresionada, con las fotos de sus cuadros que colorearán los recuerdos de sus seres queridos... Me quedo con sus ganas de venir a clases de pintura sin importar la edad. Me quedo con su cara de sorpresa cuando se detuvo a ver de cerca mi pequeño cuadro de "El empiezamiento de la cuesta azul con piña"... Me quedo con la energía interior... y es que además "nunca es tarde si la dicha es buena".


Aquí estaba Pedro pintando junto a sus aplicadas compañeras.

Fotos: la profe Marthazul


sábado, enero 01, 2011

Sabores de año nuevo...

12 campanadas a las 12 del mediodía con los queridos niños del compadre... y besar a un árbol en el parque de polémica actual.
La última siesta del año después de una comida muy española... y cenar antojitos mexicanos con sabores de las orillas arousanas para cerrar un año duro pero especial.
Fuegos artificiales que disfrazan la pesada crisis... como los trajes negros en fotocopia con brillos y taconazos.
Una arqueta que celebra el año a borbotones empapando la calle... en una noche fría pero agradable.
Volver al cálido y dulce hogar (apto para diabétic@s) donde aún retumba un djembé senegalés... Descansar y dormir plácidamente (no como hace 365 días que volábamos a tierra firme agotados de tanto espesor mental, y sin uvas de la suerte).
Regresar con la familia y el sol reluciente... Paseo de sobremesa agradable... Visitar a gente que ya no está aquí, y besar el primer árbol del año.
Paredes abandonadas, casas vendidas... ruinas de recuerdos y capas de colores que se agrietan.
Ríos, molinos, más árboles, y columpios...
Películas y palomitas... para dos, y algunos más.
Felicitaciones muy sentidas... Sueños, planes, promesas de mil colores... delamano.
Una más en la familia... Alguien que regresará a su tierra... y la renovada invitación para que pintemos en la tierra de Caetano.
El comienzo ha sido positivo, y con el cielo azul... sólo el cielo.
Ahora empieza una nueva década, diferente y con las ideas mucho más claras y decisivas.
Qué pasará ................................................................................. habrá que ir completando poco a poco la línea de puntos y muchas más.