Catálogo "Ahuacatlmolli/Guacamole"

sábado, noviembre 14, 2009

Dicen mucho sobre el día del círculo azul

Hoy es el Día Mundial de la Diabetes, y sigo sin saber celebrarlo, lo único que hago es compartirlo con quien lo quiera leer desde que uso el blog.

Dicen que el circulito azul representa la unidad de la comunidad mundial de diabetes, que desde hace unos años en este día se llega a proyectar sobre monumentos históticos de todo el mundo, una manera extraña de celebrar días de enfermedades, cosa que no sé si vale para algo o no...
Dicen en los informativos cosas que en vez de ayudar a la educación de la sociedad (que cada vez todos tenéis más papeletas de padecerla) siguen fomentando la confusión. Y así sigue habiendo mucha gente que piensa que tener el azúcar alto se pasa como un dolor de cabeza o una gripe. Aconsejan buena alimentación y ejercicio físico, y a quien no le va bien eso??? a tododios seas diabético, o la persona más sana del planeta. Por desgracia y "desarrollo de esta vida moderna" ahora hay mucha más gente padeciendo la Diabetes tipo II, que viene con la edad y puede safarse con dieta y pastillita, pero al final la diabetes tipo I, viene cuando le da la gana (si ha de venir que venga cuanto más pequeñ@ mejor) y sigue sin haber motivo oficial de por qué un@ empieza a ser diabético... y desde entonces, comienza ese real engaño que como le dijo el pediatra a mi madre hace 23 años, "es un principio de diabetes" que nunca tiene fin...

Otra cosa que dicen en este día es algo que me choca cada vez que lo escucho: que somos muchos más diabéticos de los declarados, porque hay mucha gente diabética que no sabe que lo es. Yo siempre me pregunto qué cómo no pueden enterarse de los síntomas y malestares de esta enfermedad porque si no se controla es imposible sentirse bien...
Azularina posando junto al mar, que pronto volará a otro océano
Ahora mi medidor de glucemias me dice que tengo el azúcar normal, que si me como una galletuca me pongo unbolus pero puedo beberme un café (siempre sin azúcar) mientras me siento a escribir esto.
Dice mi gente cuando me ve con la bomba que qué bien haber dejado de pincharme tantas veces, aunque no se imaginan lo que es vivir con ella las 24 horas. Es como si tuvieras tu teléfono móvil conectado a la panza para cargarle la batería por siempre, y eso creo que a nadie le fascinaría. Muchos al verla no saben qué gaitas es eso, y ponen unas caras muy curiosas ;-) Algunos piensan que es un aparatejo de música. Muy sofisticado diría yo... y quien sabe si con tantos adelantos algún día existan bombas de insulina con reproductor musical... molaría mogollón!!
Dice Luz que quién me iba a decir que estaría tan bien con ella, después de tantos mareos en sus consultas...
Dice Silvia que a pesar de todos sus impresionantes, y no siempre agradables, imprevistos, se siente mucho mejor.
Dice Samuel que por qué el tiene bomba y otros niños no... y yo digo que pronto te conoceré para compartir algo más que bolus y basales contigo y con tus padres.
Dice Montse que le dé un beso a Azularina. La verdad que nunca la besé, quizá hoy sea el momento. Nunca me hizo gracia, porque tantos mareos y nervios no son para aplaudirle, aunque muchas veces bromeo con ella y otras le doy gracias. Una especie de amor y odio, rechazo y gratitud entre Azularina y yo (sin hache... pa que no me suba ;-)
Y yo le doy gracias a todos, en especial a mi familia más cercana y amig@s por estar pendientes de cómo me va todo esto, y en especial, a Augusto por ser el mejor enfermero del mundo, además de soporte técnico y anímico que todo diabético necesita tener a-su-l-ado, pues fue él quien la aceptó antes y mejor que yo... y desde entonces somos un trío indescriptible...
En fin, que espero seguir mejorando poco a poco y poder llegar a la meta propuesta para poder cumplir promesas, y quizá algún sueño...

Un Sugus de piña se posó sobre mi ombligo y jugó 3 en raya con los catéteres


Instantánea de hace unos meses celebrando mi mejoría
en eso del cambio de catéter


No hay comentarios: